Técnicas

¿Con qué técnicas trabajo en terapia?

Hablar de una herramienta única a la hora de plantearme abordar una consulta, es completamente impensable. Siempre hay llevar a cabo una enfoque integrador, con un amplio abanico de técnicas y pendientes de las últimas novedades en el ámbito de la psicología tanto a nivel científico como práctico.

Relajación (Con o sin control de respiración)

¿Qué es la relajación?

La relajación consiste en una reducción de una activación general del organismo, no sólo a nivel fisiológico sino también a nivel cognitivo y conductual. Normalmente se lleva a cabo mediante indicaciones de contracción y distensión muscular, haciendo un recorrido en zonas clave del cuerpo.

Ventajas de la relajación

La relajación es una técnica que podemos llevar a cabo mediante diversas estrategias, más o menos cognitivas, pero siempre obteniendo un estado muy necesario y favorecedor para la terapia. Son múltiples los usos que damos a la relajación en gabinete, ya que siempre es un buen estado de partida, sea cual sea el motivo de consulta.

 


TCC (Terapia cognitivo-conductual)

¿En qué consiste la terapia cognitivo-conductual?

Como su nombre indica, mediante este modelo trabajaremos exclusivamente dos polos, el pensamiento y la conducta asociada. Es un modelo centrado en el problema actual, “aquí y ahora”. Mediante la TCC, podemos ver la conexión existente entre nuestra conducta, pensamiento y emoción, trabajando sobre los dos primeros.

Ventajas de la terapia Cognitivo-Conductual

Como es un modelo focalizado en la parte más conductual, los resultados son muy rápidos en aparecer. Otra ventaja de la TCC, es que nos permite identificar modelos de conducta en nuestras acciones, lo que nos da un patrón claro de trabajo a la hora de enfrentarnos a cualquier motivo de consulta.

Podemos decir que es un sistema focalizado en metas a base de un proceso de reestructuración de pensamientos que llevaremos a cabo conjuntamente, paciente-terapeuta.

 


 

EMDR Desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares (Eye Movement Desensitization and Reprocessing)

¿Qué es EMDR?

Es una herramienta que se utiliza para el reprocesamiento de traumas de una manera más rápida y eficaz. Se lleva a cabo mediante la estimulación bilateral, que consiste en sincronizar ambos hemisferios cerebrales, dando lugar a un nuevo procesamiento de la información, y a una pérdida de la carga emocional que iba asociada a ese acontecimiento.

Ventajas de la utilización de EMDR.

Son muchas las investigaciones que han demostrado la eficacia con EMDR como método terapéutico.

La rapidez con que ocurre el cambio durante EMDR contradice la noción de tiempo como esencial en la curación terapéutica. En sus protocolos, Shapiro integró elementos de distintas escuelas de psicoterapia, haciendo EMDR aplicable a una enorme variedad de patologías y accesible a terapeutas de distintas orientaciones

Bessel Van der Kolk, MD, Director HR1 Trauma Center, Ass. Professor Pshiquiatry, Harvard University

¿Qué conseguimos con la utilización de EMDR en consulta?

Un mismo recuerdo llevará asociada otra carga emocional completamente distinta, opuesta a la que nos permitía procesar dicho acontecimiento de una manera sana. El cerebro procesa y archiva de nuevo ese acontecimiento, de manera que duele pero no hiere.

 


 

PNL (Programación Neurolingüística)

¿En qué consiste la PNL, programación neurolingüística?

Nuestro cerebro, igual que un ordenador, procesa, archiva y actualiza la información que recibe a lo largo del tiempo.

Toda la información que recibimos se manifiesta en un tipo de actividad sensorial que nos permite clasificarla y acceder a ella de una manera más rápida. Mediante la programación neurolingüística podemos conocer el funcionamiento de nuestro cerebro para controlar emociones, pensamientos y conductas.

Ventajas de la PNL

La programación neurolingüística es una herramienta con la que podemos conocer nuestra manera de relacionarnos con el mundo y por tanto, modificar hábitos erróneos, controlar acciones y emociones, mejorar nuestras relaciones personales, eliminar miedos y alcanzar objetivos personales y profesionales.

 


 

Hipnosis Clínica

¿Qué es la hipnosis clínica?

A veces, cuando hablamos de hipnosis se nos viene a la mente un amplio abanico de conceptos que poco tienen que ver realmente con el significado clínico de esta técnica.

La hipnosis es una de las múltiples herramientas utilizadas en psicología, abalada por cientos de estudios científicos.

Nuestra definición de hipnosis según el modelo T.I.R.

“La hipnosis es un estado mental en el que predomina la función del hemisferio no dominante (hemisferio derecho en diestros). En este estado mental se establece una empatía singular y adecuada para la terapia, con la que es más probable la expresión emocional, la neutralización de los juicios de valor y creencias actuales, además de favorecer la evocación del pasado. Dependiendo de la dirección de las sugestiones, se articula la activación del sistema nervioso autónomo, tanto en su rama simpática como parasimpática, amén de muchas otras funciones psicofisiológicas”. (Roberto Aguado 2001).

¿Qué conseguimos con la utilización de la hipnosis en terapia?

La hipnosis, como potente herramienta de comunicación en terapia, permite que puedas disociar (operar a distintos niveles al mismo tiempo) y llegar mediante este vehículo a múltiples vivencias internas, conservando, la conciencia y control en todo momento de la terapia.

¿Qué siento cuando estoy en estado hipnótico?

Las sensaciones en hipnosis son de tranquilidad y relajación, aunque al mismo tiempo, se producen cambios psicofisiológicos, muchos de ellos por sí mismos terapéuticos. Por ello, puede haber subidas o bajadas de la tasa cardíaca, temperatura corporal, respiración, etc.

Ventajas de la hipnosis

Los tratamientos de psicoterapia y psicología clínica que han sido combinados con hipnosis son más cortos en tiempo y más eficaces en la mayoría de los casos. Además, podemos trabajar desde la seguridad y confianza sobre memorias traumáticas almacenadas de una manera más sencilla.

Esta técnica solo debe ser utilizada por especialistas psicólogos, psiquiatras o médicos con amplia formación en ello ya que está contraindicada en algunos trastornos o perfiles clínicos.