Trastorno Límite de la Personalidad (TLP)

La máscara

Todos los días llevo una máscara
para poder ocultar mi alma
para que nadie pueda envenenarla,
para que nadie pueda juzgarla.

trastorno limite de la personalidad

Mi corazón está herido, sangrando
de los cuchillos que me están clavando.
Mi alma está negra como un tizón,
mi cabeza ha perdido la razón.

Me busco  y no me encuentro
miro y miro en el espejo
y no reconozco mi reflejo,
veo a una mujer a la que me parezco
¿quién soy?, ¿qué quiero?.
Me  pregunto con desenfreno
mi mente me grita, me insulta
me odia, me tortura, está llena de culpa.

Me he vendido por el camino
me he perdido, he perdido mi destino,
estoy sola, desamparada,
estoy cansada y acabada.

¿Qué he hecho para vivir este infierno?
¿qué pecado, qué mal? Para vivir siempre en invierno
qué frío, qué vacío, qué dolor,
mi vida ya no tiene color.

                                                                       Patricia Feijoo.

Mosquera, Dolores. 2004. Diamantes en bruto II. Madrid.


¿Qué es el trastorno límite de la personalidad (TLP)?

Lo primero que tienes que saber, es que cuando hablamos de TLP hay tres rasgos fundamentales que lo definen que son la inestabilidad emocional, autoimagen negativa e impulsividad.

Siguiendo los criterios diagnósticos del DSM-IV (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales), de los parámetros de un trastorno límite de la personalidad cabe destacar los más frecuentes.

  • Esfuerzos frenéticos para evitar un abandono real o imaginario
  • Patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas caracterizado por la alternancia entre los extremos de idealización y devaluación. Esto hace que tengas una gran dificultad para regular las emociones y eso complica las relaciones interpersonales
  • Alteración de la identidad: auto-imagen o sentido de ti mismo acusada y persistentemente inestable
  • Impulsividad en al menos dos áreas que son potencialmente dañinas para ti.
  • Comportamientos intensos o amenazas suicidas recurrentes, o comportamiento de automutilación
  • Inestabilidad afectiva debida a una notable reactividad del estado de ánimo
  • Sentimientos crónicos de vacío
  • Ira inapropiada e intensa o dificultades para controlar la ira.
  • Concebir el mundo de una manera dicotómica respecto a ti mismo y a los demás (blanco o negro), hace que las emociones sean mucho más intensas y por tanto las respuestas emocionales también.

¿Qué tratamiento podemos llevar a cabo?

Lo más importante es comprender lo que te pasa y por qué en determinadas relaciones reaccionas o te relacionas de una manera menos sana para ti.

El tratamiento es complejo porque debemos abordar varios puntos  e integrarlos todos, por eso, tu motivación como paciente es esencial en este proceso complejo.

Dentro de los puntos principales que suelo trabajar en TLP cabe destacar los siguientes:

  • La falta de límites, contigo y con los demás, tanto conductuales como mentales y emocionales, sabiendo que los emocionales son los más difíciles de establecer. Es la única manera de que te liberes de las continuas dudas de tu comportamiento y el de los demás.
  • Trabajar la Identidad para  que así puedas individualizarte y diferenciarte con respecto al mundo y de ese modo, reducir la dificultad de entenderte a ti mismo. Para lograr lo que quieres, lo primero será descubrir quién eres realmente para así confiar en ti y poder eliminar la máscara.

Si te parece, podemos hacer una primera entrevista para  valorar tu caso e indicarte, si es necesario, cuál sería el tratamiento más eficaz para ti. Lcda. Ana Carcedo Bao.